Los Cerveceros se ponchan en la décima entrada y barren a los Mellizos

Milwaukee – Corbin Burns ha comenzado una tarde sofocante digna de su título. El novato Abner Uribe trajo la presión como nunca antes de un lanzador de Milwaukee. Los Cerveceros lograron el día más caluroso en el American Family Field en más de una década con una victoria por 8-7 sobre los Mellizos en 10 entradas el miércoles por la tarde.

Después de que los Mellizos ganaron una ventaja en la parte alta de la décima entrada, los Cerveceros regresaron gracias a un sencillo de Willie Adams para abrir la entrada y al sencillo ganador de Bryce Turang para terminarla: un helicóptero a dos manos a la tercera base para un El primer out del novato en las ligas mayores.

Al soportar un calor de 100 grados y superar a los Mellizos, los Cerveceros (70-57) ganaron su quinto juego consecutivo y se colocaron 13 juegos por encima de .500 por primera vez desde julio pasado. Mantienen una ventaja de tres juegos y medio sobre los Cachorros, que están en segundo lugar (66-60) en la Liga Nacional Central. La ráfaga de aire acondicionado después del partido nunca había sido tan buena.

“Es como cualquier otra cosa, sólo tienes que permanecer en la pelea”, dijo el manager de los Cerveceros, Craig Counsell. “Hemos sido recompensados ​​por permanecer en la lucha. El contacto no siempre fue tan difícil, pero nos mantuvimos en la lucha y obtuvimos resultados positivos.

Hacía 97 grados cuando Burns hizo su primer lanzamiento, el tercer día de juego más caluroso en el estadio desde que abrió como Miller Park en 2001. El estadio está equipado con un techo retráctil para evitar la lluvia y puede tener calefacción especial. Los días más fríos son en abril y octubre. Pero no tiene aire acondicionado, por lo que Burns y todos los lanzadores que lo siguieron hasta el montículo lucharon contra las condiciones tanto como los bateadores contrarios.

READ  Roman Abramovich: Gran Bretaña impone sanciones al oligarca ruso y al dueño del Chelsea

Burns dijo que mantuvo los mismos uniformes empapados de sudor durante su esfuerzo de 99 lanzamientos, pero su compañero Victor Karatini realizó dos series de recepciones y se cambió de uniforme al menos cuatro veces, algunas lavadas y secadas en el juego para poder hacerlo. Póntelo de nuevo. El árbitro del plato, Chris Segal, estaba tan abrumado en las últimas entradas que no podía mantener secas las pelotas de repuesto. Ben May, el segunda base, asumió esa tarea.

“Le dije: ‘Esta es la primera vez que veo eso'”, dijo Adams. “Todos los días ves algo nuevo en el béisbol”.

Burns se negó a culpar al mal agarre por una salida deficiente que duró seis entradas, pero ponchó a seis carreras y ocho hits (incluidos tres jonrones, todos con dos outs) y dio una base por bolas. Hasta ese día, había permitido cuatro carreras dobles en sus primeros 25 juegos.

Pero los bateadores de los Cerveceros salvaron a Burns al borrar un déficit de 6-3 después de que fuera noqueado después de la parte alta de la sexta. Adames conectó un jonrón de dos carreras en la parte baja de esa entrada, lo que le dio al menos una carrera impulsada en cinco juegos consecutivos y un jonrón en tres de los últimos cuatro. Tyrone Taylor continuó su avance final con un jonrón solitario en el séptimo que empató el juego 6-6.

Todavía hay margen de mejora: Uribe dijo que alcanzó 104 mph en 2021 en las menores.

“Antes de eso, sentía que no podía controlarlo mucho”, dijo Uribe. “Ahora soy más estable y puedo poner las cosas donde quiero que estén”.

Joel Byamps, Devin Williams y Elvis Peguero también lograron mantener el control del béisbol mientras seguían a Uribe, y solo a Peguero se le permitió correr. Se topó con un regateador con dos outs en el décimo ante el receptor de los Mellizos, Ryan Jeffers, quien perdió el balón en la línea y se arrastró los últimos metros hasta la primera base.

Una vez más, los Cerveceros están de vuelta. Adames comenzó con un sencillo que empató el juego y que se coló hacia el mariscal de campo de Minnesota, Michael A. Taylor. Tres hits después, Adams estaba en tercera base cuando Milwaukee ganó de la misma manera que venció a los Mellizos la noche anterior: poniendo la pelota en juego.

“Pensé: ‘Tengo que empezar a correr'”, dijo Turang, quien lanzó una bola rápida de 102,5 mph sobre la línea de la tercera base a 85 mph desde el bate. “Sólo estábamos peleando”.

El cambio ofensivo masivo ha continuado para los Cerveceros, quienes estuvieron limitados a tres carreras durante su barrida del Dodger Stadium la semana pasada, pero anotaron al menos seis carreras en cada juego de sus cinco victorias consecutivas sobre los líderes de la división Texas y Minnesota.

“Estamos jugando buen béisbol”, dijo Burns. “Eso es lo que se necesita para vencer a buenos equipos. Ese es otro equipo de primer lugar con el que jugamos hoy, y para que podamos llegar lejos a la postemporada y finalmente ganar esta Serie Mundial, vamos a tener que hacer nuestro buen trabajo”. Jugadores de AB juntos contra lanzadores realmente buenos”. Lo hemos hecho en los últimos cinco días”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio