mayo 17, 2022

Estrelladastv

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

El Solar Orbiter cruza la línea de la Tierra y el Sol mientras acelera hacia su primer camino histórico cerca del Sol.

Sol tropical cerca del sol

Animación del Solar Orbiter de la ESA/NASA pasando cerca del Sol. Crédito: ESA/Medialab

Agencia Espacial Europea /[{” attribute=””>NASA Solar Orbiter spacecraft is speeding towards its historic first close pass of the Sun. On March 14, the spacecraft will pass the orbit of Mercury, the scorched inner planet of our Solar System, and on March 26 it will reach closest approach to the Sun.

Yesterday, Solar Orbiter crossed directly between the Earth and the Sun, halfway between our planet and its parent star, and this allows for a unique study of space weather and the Sun-Earth connection.

The Sun releases a constant stream of particles into space. This is known as the solar wind. It carries the Sun’s magnetic field into space, where it can interact with planets to create aurorae and disrupt electrical technology. Magnetic activity on the Sun, often taking place above sunspots, can create gusts in the wind enhancing these effects.

This behavior is known as space weather, and scientists can use today’s Earth-Sun line crossing to study it in a unique way. They will combine Solar Orbiter observations with those of other spacecraft operating nearer the Earth, such as the Hinode and IRIS spacecraft in Earth orbit, and SOHO, stationed 1.5 million kilometers away from Earth. This will allow them to join the dots of any space weather event as it crosses the 150 million kilometers between the Sun and the Earth.

Los instrumentos de detección remota de Solar Orbiter también pueden determinar el origen de cualquier evento en la superficie del Sol. Uno de los principales impulsores de la misión de Solar Orbiter es la “ciencia de correlación”. Incluso si no ocurre ningún evento importante, todavía hay mucha ciencia que se puede hacer para analizar la evolución del mismo paquete de viento solar a medida que viaja hacia el sistema solar.

READ  El programa de aterrizaje lunar humano de la NASA finalmente obtiene financiación completa en su nuevo proyecto de ley de presupuesto

Debido a su ubicación y relativa proximidad a la Tierra, el Solar Orbiter hasta ahora ha podido mantener una comunicación casi constante, enviando grandes cantidades de datos. El procesamiento también ocurre rápidamente. Por ejemplo, los datos del magnetómetro se procesan y limpian aproximadamente a los 15 minutos de haber sido registrados. Los 15 minutos también incluyen los tres minutos y medio que tardan las señales en cruzar el espacio entre la nave espacial y la estación terrestre.

El 10 de febrero, la Agencia Espacial Europea cambió el nombre de su próxima misión de clima espacial de Lagrange a Isa Viegel. La nave espacial se lanzará en algún momento a mediados de la década, y será un observador solar, monitoreando constantemente el sol en busca de actividad magnética impredecible para que la infraestructura, los satélites, los residentes y los exploradores espaciales de la Tierra puedan protegerse de estos eventos inesperados.

El Solar Orbiter se encuentra actualmente a unos 75 millones de kilómetros del Sol. Esa es la misma distancia que alcanzó la nave espacial durante su paso cercano al sol el 15 de junio de 2020, pero nada comparado con lo cerca que está ahora.

“A partir de este momento, ‘nos adentramos en lo desconocido’ con respecto a las observaciones del Sol de Solar Orbiter”, dice Daniel Muller, científico del proyecto Solar Orbiter.

El 26 de marzo, la órbita solar estará a menos de un tercio de la distancia del Sol a la Tierra y está diseñada para sobrevivir períodos relativamente largos. Pasará del 14 de marzo al 6 de abril dentro de la órbita del planeta Mercurio. Alrededor del perihelio, que es el nombre del acercamiento más cercano al Sol, la órbita solar acercará más que nunca al Sol a los telescopios de alta resolución.

READ  Una pieza de un cohete chino aterrizó en la luna esta mañana

Combinados con datos e imágenes de los otros instrumentos de Solar Orbiter, estos podrían revelar más información sobre las bengalas en miniatura denominadas fogatas que la misión reveló en sus primeras imágenes.

Diagrama de instrumentos solares tropicales

El Solar Orbiter es un conjunto de diez instrumentos científicos que estudiarán el Sol. Hay dos tipos: sensores in situ y sensores remotos. Los instrumentos en el sitio miden las condiciones que rodean a la propia nave espacial. Los sensores remotos miden lo que sucede a grandes distancias. Los dos conjuntos de datos se pueden usar juntos para armar una imagen más completa de lo que está sucediendo en la corona solar y el viento solar. Crédito: ESA-S.Poletti

“Lo que más espero con ansias es si todas estas características dinámicas que vemos en el Extreme Ultraviolet Imager (fogata pulida) pueden abrirse paso en el viento solar. ¡Hay muchas de ellas!” dice Louise Harra, investigadora principal asociada de EUI con sede en el Physikalisch-Meteorologisches Observatorium Davos/World Radiation Center (PMOD/WRC), Suiza.

Para hacer esto, Solar Orbiter utilizará instrumentos de detección remota, como el EUI, para obtener imágenes del Sol, y sus instrumentos en el sitio para medir el viento solar a medida que fluye a través de la nave espacial.

El paso del 26 de marzo en el perihelio es uno de los principales acontecimientos de la expedición. Las diez herramientas funcionarán simultáneamente para recopilar la mayor cantidad de datos posible.

Solar Orbiter es una asociación entre la Agencia Espacial Europea y la NASA.