Al menos 10 muertos en potente explosión en República Dominicana

SAN CRISTOBAL, República Dominicana – El número de muertos por la poderosa explosión cerca de la capital de República Dominicana aumentó a 11 el martes, con decenas de heridos. Los bomberos buscaron entre los escombros humeantes mientras la gente se reunía afuera de los hospitales en busca de sus seres queridos desaparecidos.

El presidente Luis Abenader visitó San Cristóbal, ubicada al oeste de Santo Domingo, para reunirse con los afectados. Las autoridades dijeron que otras 10 personas estaban desaparecidas y que las autoridades todavía intentaban apagar las llamas en medio de edificios derrumbados y vehículos carbonizados.

“La búsqueda de sobrevivientes fue muy difícil”, dijo Abu Nader.

La explosión tuvo lugar el lunes por la tarde en una panadería, donde las autoridades están investigando la causa de la explosión y prometieron tomar medidas si el negocio no estaba operando con los estándares adecuados.

Juan Manuel Méndez, director del Centro de Operaciones de Emergencia, dijo en una conferencia de prensa el martes por la noche que los socorristas encontraron los restos de personas no identificadas dentro de un edificio, pero están esperando que los forenses determinen la cantidad de cuerpos.

La explosión del lunes también hirió a más de 50 personas. La explosión también golpeó un centro comercial lleno de gente. En San Cristóbal, dijeron las autoridades. El secretario presidencial, Joel Santos, dijo que al menos 36 de los heridos seguían en el hospital.

Stephanie Alcantara dijo que su familia estaba de compras cuando ocurrió la explosión. Su tío, de 42 años, está hospitalizado con heridas graves y su tía sigue desaparecida.

READ  El Consejo de Seguridad de la ONU no aprueba un proyecto de resolución de Estados Unidos sobre un alto el fuego en Gaza Noticias de la guerra israelí en Gaza

“No sabemos si está viva o muerta”, dijo con los ojos llorosos mientras esperaba afuera de un hospital local.

En tanto, Jenny Penzan de los Santos dijo que su hermana y su sobrina murieron en la explosión, y que su padre sigue desaparecido. “No me dejan entrar a la morgue para ver si puedo identificar a mi padre”, dijo.

El sistema telefónico de emergencia del país dijo que la explosión ocurrió en una panadería en el centro de la ciudad, un área concurrida conocida como el “Mercado Viejo”, donde la gente compra productos que van desde verduras hasta ropa. Luego, el fuego se propagó a una ferretería cercana y a una mueblería cercana.

Méndez dijo a los periodistas que más de 500 socorristas y funcionarios respondieron a la explosión, que destruyó cuatro edificios y dañó otros nueve.

Las autoridades dijeron que entre las víctimas había un bebé de cuatro meses que murió de un traumatismo craneal y una mujer que trabajaba en un banco.

José Ramón Ramírez Rivera, propietario de una clínica veterinaria local, dijo a los periodistas que uno de sus 15 empleados sigue desaparecido.

“Me cayó encima una pared de la oficina”, recuerda. “No podía respirar”.

Juan Jiménez, un agricultor que vive a varios kilómetros de distancia, dijo que al principio pensó que eran truenos, dadas las típicas tormentas de agosto. Ahora espera información sobre su primo, el profesor de 31 años que sigue desaparecido.


El humo todavía envolvía el centro de la ciudad el martes, y el secretario de Salud, Daniel Rivera, instó a todos a usar máscaras faciales. “Este humo está mezclado con químicos”, advirtió.

READ  Un funcionario de Hamás dice que el movimiento depondrá las armas si se implementa la solución de dos Estados

Rivera y otros funcionarios fueron de puerta en puerta asegurándose de que las personas tuvieran mascarillas y determinando si tenían algún problema respiratorio o de la piel. También visitó pacientes en un hospital local, donde la gente aún buscaba a sus seres queridos.

“Las primeras 24 horas son muy importantes”, dijo, y agregó que las lesiones incluyeron quemaduras, fracturas y problemas respiratorios.

Abinader dijo que el gobierno instalará dos hospitales móviles para brindar más tratamiento, incluidos servicios psicológicos, a los afectados.

Mientras tanto, Santos dijo que el gobierno inició una investigación para determinar si la empresa donde ocurrió la explosión estaba operando bajo las regulaciones apropiadas.

No estaba claro qué causó la explosión y las autoridades no proporcionaron una evaluación inicial de los daños.

“Estos desastres tienen un orden de prioridad: salvar vidas, salvar bienes, asegurarse de que el accidente se extinga y luego evaluar los daños”, dijo Santos en una conferencia de prensa.

San Cristóbal, el lugar de nacimiento del dictador Rafael Trujillo, fue el sitio de otra explosión hace casi 23 años. Un depósito de armas explotó en octubre de 2000, matando al menos a dos personas e hiriendo a más de dos docenas, lo que obligó a las autoridades a evacuar a miles.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio