El mayor logro logrado al revelar las fuerzas fundamentales del universo en el Gran Colisionador de Hadrones

Aprovechando su amplia participación en el CERN, el equipo de la Universidad de Rochester pudo recientemente lograr mediciones “increíblemente precisas” del ángulo de mezcla electrodébil, un componente clave del modelo estándar de física de partículas. Derechos de autor: Samuel Joseph Herzog; Julián Marius Urdán

Investigadores de la Universidad de Rochester, que trabajan con la Colaboración CMS en CERNHemos logrado avances significativos en la medición del ángulo de mezcla electrodébil, lo que ha mejorado nuestra comprensión del modelo estándar de física de partículas.

Su trabajo ayuda a explicar las fuerzas fundamentales del universo, apoyado en experimentos como los del Gran Colisionador de Hadrones que profundizan en condiciones similares a las que se produjeron tras el Big Bang. la gran explosión.

Descubre secretos cósmicos

En la búsqueda por descifrar los secretos del universo, investigadores de la Universidad de Rochester han estado involucrados durante décadas en una colaboración internacional en la Organización Europea para la Investigación Nuclear, conocida como CERN.

Aprovechando su amplia participación en el CERN, especialmente dentro de la colaboración CMS (Compact Muon Solenoid), el equipo de Rochester, dirigido por Ari Budek, George E. Buck: un logro innovador reciente. Su logro se centra en medir el ángulo de mezcla electrodébil, un componente fundamental del modelo estándar de física de partículas. Este modelo describe cómo interactúan las partículas y predice con precisión una amplia gama de fenómenos en física y astronomía.

“Las mediciones recientes del ángulo de mezcla de la fuerza electrodébil son increíblemente precisas, ya que se calcularon a partir de colisiones de protones en el CERN, y avanzan en la comprensión de la física de partículas”, dice Budick.

READ  Resuelve un misterio cósmico de 65 años

el Colaboración en un sistema de gestión de contenidos. Reúne a miembros de la comunidad de física de partículas de todo el mundo para comprender mejor las leyes fundamentales del universo. Además de Budick, el grupo de Rochester en la colaboración CMS incluye a los investigadores principales Regina DeMina, profesora de física, y Aran García Bellido, profesor asociado de física, junto con becarios de investigación postdoctorales y estudiantes de pregrado y posgrado.

Experiencia CERN CMS

Los investigadores de la Universidad de Rochester tienen una larga trayectoria de trabajo en el CERN como parte de la colaboración Compact Muon Solenoid (CMS), incluido el desempeño de roles clave en el descubrimiento del bosón de Higgs en 2012. Copyright: Samuel Joseph Herzog; Julián Marius Urdán

Un legado de descubrimiento e innovación en el CERN

Ubicado en Ginebra, Suiza, el CERN es el laboratorio de física de partículas más grande del mundo, reconocido por sus descubrimientos pioneros y experimentos de vanguardia.

Los investigadores de Rochester tienen una larga trayectoria de trabajo en el CERN como parte de la colaboración CMS, incluido el desempeño de roles clave en… 2012 Descubrimiento del bosón de Higgs– Una partícula elemental que ayuda a explicar el origen de la masa en el universo.

El trabajo de la colaboración incluye la recopilación y el análisis de datos recopilados por el detector de solenoide de muones integrado en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN, el acelerador de partículas más grande y potente del mundo. El LHC consta de un anillo de 17 millas de largo de imanes superconductores y estructuras de acelerador construido bajo tierra y se extiende a lo largo de la frontera entre Suiza y Francia.

READ  NASA STEREO-A vuela de regreso a la Tierra después de un viaje de 17 años alrededor del sol

El objetivo principal del LHC es explorar los componentes básicos de la materia y las fuerzas que los gobiernan. Esto se logra acelerando haces de protones o iones a una velocidad cercana a la de la luz y colisionando entre sí a energías extremadamente altas. Estas colisiones recrean condiciones similares a las que existieron milisegundos después del Big Bang, lo que permitió a los científicos estudiar el comportamiento de las partículas en condiciones extremas.

Desmantelando las fuerzas unificadas

En el siglo XIX, los científicos descubrieron que las diferentes intensidades de la electricidad y el magnetismo están relacionadas: un campo eléctrico cambiante produce un campo magnético y viceversa. Este descubrimiento formó la base del electromagnetismo, que describe la luz como una onda y explica muchos fenómenos en el campo de la óptica, además de describir cómo interactúan los campos eléctricos y magnéticos.

Partiendo de esta comprensión, los físicos de la década de 1960 descubrieron que el electromagnetismo está relacionado con otra fuerza: la fuerza débil. La fuerza débil opera dentro del núcleo de los átomos y es responsable de procesos como la desintegración radiactiva y el impulso de la producción de energía en el Sol. Este descubrimiento condujo al desarrollo de la teoría electrodébil, que postula que el electromagnetismo y la fuerza débil son en realidad manifestaciones de baja energía de una fuerza unificada llamada interacción electrodébil unificada. Descubrimientos clave, como el bosón de Higgs, han confirmado este concepto.

Avances en la interacción electrostática débil.

El equipo del CMS realizó recientemente una de las mediciones más precisas hasta el momento de esta teoría, analizando miles de millones de colisiones de protones en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN. Su atención se centró en medir el ángulo de mezcla débil, un parámetro que describe cómo el electromagnetismo y la fuerza débil se mezclan para formar partículas.

READ  Un estudio genético sugiere que los antepasados ​​de la humanidad están casi muertos

Las mediciones anteriores del ángulo de mezcla electrodébil han generado controversia dentro de la comunidad científica. Sin embargo, los últimos resultados están estrechamente alineados con las predicciones del modelo estándar de física de partículas. El estudiante graduado de Rochester, Rhys Tawse, y la investigadora postdoctoral Aliko Khokhonishvili aplicaron nuevas técnicas para reducir las incertidumbres metodológicas inherentes a esta medición y mejorar su precisión.

Comprender el ángulo de mezcla débil arroja luz sobre cómo las diferentes fuerzas del universo trabajan juntas en las escalas más pequeñas, profundizando la comprensión de la naturaleza fundamental de la materia y la energía.

“El equipo de Rochester ha estado desarrollando técnicas innovadoras y midiendo estos parámetros electrodébiles desde 2010 y luego implementándolas en el Gran Colisionador de Hadrones”, dice Budick. “Estas nuevas técnicas han anunciado una nueva era de pruebas de precisión de las predicciones del modelo estándar”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio